Mar

María Victoria Atencia

Bajo mi cama estáis, conchas, algas, arenas:

comienza vuestro frío donde acaban mis sábanas.

Rozaría una jábega con descolgar los brazos

y su red tendería al palo de mesana

de este lecho flotante entre ataúd y tina.

Cuando cierro los ojos, se me cubren de escamas.

Cuando cierro los ojos, el viento del Estrecho

pone olor de Guinea en la ropa mojada,

pone sal en un cesto de flores y racimos

de uvas verdes y negras encima de mi almohada,

pone henchido el insomnio y en un larguero entonces

me siento con mi sueño a ver pasar el agua.

Pedregalejo (P.67)
Pedregalejo (P.67)