Paseo Marítimo, Málaga

Jorge Guillén

La luz –entre cielo y mar–

Se filtra por la persiana.

Quiere sólo murmurar

Este cotidiano hosanna.

El balcón es ya un resumen

Del horizonte marino,

Ancho y largo, sin volumen.

El centelleo no abrasa,

Platea. Yo lo percibo

Como un ondear, cautivo

En una pared de casa.

Mar azul, ahí delante,

Contemplo entre los barrotes

Del balcón. Matisse constante.